domingo, 11 de octubre de 2009

Sábado 5 de Septiembre de 2009

Como cada primer sábado de mes, nos reunimos en el salón sito en Roque Saénz Peña 1525 de la localidad de Olivos.
Este primer fin de semana de Septiembre recibimos a una pareja de artistas.

Ella: Elsa Fender
Ejerce la docencia en arte con niños de todas las edades. Es Licenciada en Humanismo, Licenciada en Educación y Profesora de Cerámica Artística
Ha realizado exposiciones de escultura cerámica, pintura y técnicas mixtas.
Además dicta cursos en colegios y grupos empresariales enfocando la problemática humana desde la visión del artista.


El tema que desarrolló en el encuentro fue: Mi relación con la obra de arte



video

Debajo pueden leer el texto de la charla

“Mi relación con la Obra de Arte”

¿qué hay antes y durante la plasmación de la obra?

Tal vez no sea tan importante la obra en sí como el Camino

que llevó a descubrirla

Una cosa es el Arte y otra “La Obra de Arte”

¿Existe alguna función más adecuada para realizar la Obra?.

Desde el momento que insinuamos la palabra “artístico”, estamos abriendo un espacio donde las palabras, o los sonidos-formas tienen un significado diferente, porque el lenguaje que aquí se pronuncia resuena extraño al lenguaje común, viene de otro lugar y pretende llegar a otro lugar.

No es la primera vez que me refiero a este tema: desde dónde miro, donde nace la inspiración…¿del subconsciente o del inconsciente colectivo (Jung) , del corazón, del alma, de un “contacto” con “estrellas lejanas”…?

Ese algo tan buscado como es la inspiración para lo que queremos realizar, tiene un instante de germinación, que es diferente para cada uno.

Vemos, escuchamos algo que conmueve, y surgen las palabras, la pintura, la música, o la certeza necesaria para concretar un anhelo en cualquier orden de la vida.

Siempre hay una im-presión (algo se imprime en la materia) y una ex-presión (algo es impulsado hacia fuera). Una parte llama a la otra.

Mi relación con la obra de arte viene de un querer: un querer horadar, descifrar , el significado de lo que nos está pasando, a todos, sin excepción. Hablando ayer con Graciela comentábamos acerca del aceleramiento de lo que nos ocurre y decíamos que no nos da tiempo para reaccionar o actuar. Como decía M. S, “antes de abrir la puerta el visitante ya ha entrado en nuestra casa”. Y eso que nos pasa es una fuerza que irrumpe, que derriba, que deja tal vez a la intemperie, sin poder explicarnos de que se trata con la razón.

Mi relación con la obra de arte Hoy es el producto de una im-presión (en este sentido que le doy), de un “toque” que deja una huella en la materia, y al decir materia digo en el cuerpo y en el alma, algo así como un rayo que de pronto irrumpe, arrasa y abre lo que parecía tan sólido como una piedra.

La pintura “como un rayo”, expresa esa fuerza, ese fuego que está latente en algún lugar profundo y de pronto estalla, derrumba conceptos, modos de vivir, nos hace sentir “Otro”

Algunos dijeron (señalando la pintura) “es un volcán”. Y sí, es y no es.

Hay una ruptura en la materia y una liberación de energía y una energía que estalla en luz, una desintegración de la materia que ilumina.

Cuando miro las esculturas y las pinturas de los profetas del Renacimiento, el Moisés de M. Angel, por ej, veo un fuego, un huracán que brota de la piedra, de los ojos. Intuyo el alma del artista, sus luchas, sus esfuerzos, la vida palpitando en la materia, buscando la expresión de la forma.

Heidegger decía que toda gran obra de un pueblo se lleva adelante por “un fuerte estado fundamental de ánimo”, y la historia nos muestra que detrás de una gran transformación de todo el ser humano, hay siempre un volcán, un fuego. Algo tiene que terminar, que morir, que consumirse, para que nazca algo nuevo.

Lo que creo es que cuando el llamado se produce no se puede dejar de responder sin riesgos. Cuál es el riesgo? El de quedar vacío, o sentirlo y que el llamado no dé una segunda oportunidad.

La Obra de Arte como necesidad:

Entiendo que en el corazón humano hay una necesidad de generar el espacio para que nazca la Obra, entendida como el descubrimiento de un sentido; y no cualquier obra, sino algo que dé plenitud.

Y cómo la puedo reconocer, cómo saber si la he encontrado?

Hablo en primera persona: por sintonía, por un sentir profundo que me da paz.

Tengo una escultura que hice en un estado de gran fluidez. Cuando la terminé, la miré y sentí eso: Paz. Es uno de los trabajos que ha tenido más repercusión en los demás (Similares en un solo acorde) y siento que esa obra tiene no sólo forma sino también sonido, música (una música que viene desde adentro).

Quienes acompañan:

De una manera especial, quiero agradecer a los que guían, acompañan, sostienen, de un modo visible y no visible, y a los que lo hacen entregando su vida en el esfuerzo. Siempre hay un Maestro cerca, también están los amigos del alma, hablándonos, y a veces la voz se percibe, en silencio, en el interior, si uno está preparado para escuchar.



Él: Juan Carlos Benegas
Músico, profesor de música, cantante y compositor


El tema de la charla: La inspiración artística

video


La charla completa la pueden leer debajo

La inspiración artística

Todo en nosotros es dos o es uno. Somos seres binarios. No hay tres (por esto nos resulta más fácil bailar una música en dos o cuatro tiempos que un vals en tres). También los tiempos de la respiración a través de nuestros dos pulmones son binarios: inspiración y espiración. Desde el punto de vista de la respiración, inspirar es lo contrario de espirar.

En cuanto al arte, la inspiración no tiene antónimos.

Por esto quiero usar el término espiración en el área del arte con otro sentido.

Es difícil hablar sobre el arte ,dado que el arte en sí es un idioma. Yo voy a intentar referirme al arte en su formato Música. Cuando digo música me refiero no sólo al sonido del instrumento, o la voz, sino al sonido de la palabra. La Poesía también es música. La poesía tiene tanto o más valor como sonido que como significado. El creador de música (el compositor) o de poesía (el poeta) percibe, recibe en un momento lo que llamamos inspiración

Inspirar es respirar, inhalar, absorber, introduciendo el hecho artístico en el corazón, en la mente del artista. Cuando el artista plasma lo que inhaló en una canción, una poesía, vamos a pensar que espira, exhala una obra. Es la respiración en su segundo tiempo. Pero ¿qué sucedió en el medio? Entre estos dos tiempos (respiración, exhalación) sucede el caos. Esto es convertir en algo tangible eso que no puede ser explicado de ningún modo.

Lo que digo es que la inspiración nos habla en un idioma totalmente desconocido, ajeno a nosotros. El artista lo decodifica y lo vuelca a un idioma llamado arte, música en este caso, que es la espiración del primer idioma. Esta espiración ya marca un alejamiento del idioma inicial. Luego lo que escucha el oyente es un código sonoro también lejano al idioma cotidiano pero al que nos hemos ido acostumbrando con el correr de los siglos.

Es natural que pocos comprendan cabalmente este idioma (espiración), y es verdad que nadie podrá entender de dónde viene (inspiración) salvo el creador de la obra, y a veces ni siquiera él (o ella)

Cuando alguien dice “esa obra me gusta pero, no sé, yo no entiendo nada”, generalmente lo dice suponiendo que hay quienes entienden sobre arte y ese es un error social, una idea previa que puede ser derribada con algún esfuerzo. Es muy poco posible que alguien entienda, porque eso estaría diciendo que comprende la inspiración. Los expertos, los estudiosos, pueden comprender sobre reglas musicales, sobre técnicas de canto, sobre sintaxis, pero al arte no le corresponde ser entendido.

En mi pequeño trabajo de compositor la canción siempre es un sonido, un continuo de palabras que la mayoría de las veces carecen de sentido lógico pero tienen un “sentido sonoro”. No tengo otra manera de seguir expresando esta idea si no es a través del canto.


Juan Carlos hizo participar al público presente, que por cierto era numeroso, con algunos ejercicios relacionados al tema expuesto

video

Como ya he dicho, Juan Carlos Benegas es músico y nos deleitó con varios temas de su autoría, aquí les dejo dos para que los disfruten

video




video

Y como siempre, hubo micrófono abierto donde casi el 90% de los presentes, hizo uso del mismo
En el final del encuentro sorteamos libros, gentileza de los autores que en ocasiones anteriores presentaron su obra en el marco de la Bohemia de Literarte, y también libros donados por Editorial Magdala

1 comentario:

Anónimo dijo...

Graciela; ese día pude estar, con mi esposo, y estuvo interesantísima la charla y el encuentro de amigos. Te abraza, Laura B.Chiesa.